Mitos de la creación azteca

Mitos de la creación azteca

La civilización azteca floreció en Centroamérica unos cientos de años después de los mayas.

El mito de la creación según los aztecas es una historia continua de creaciones y destrucciones, llamadas soles. El mito que cuenta la historia de la creación se llama Leyenda del Quinto Sol.

Al principio del mundo solo había oscuridad, vacío. La creación comenzó cuando el dual Ometecuhtli (Señor de la Dualidad) / Omecihuatl (Señora de la Dualidad) se creó a sí mismo. Este primer dios era bueno y malo, masculino y femenino, y dio a luz a otros cuatro dioses: Huizilopochtli, Quetzalcoatl, Tezcatlipoca y Xipe Totec. Estos dioses crearon el mundo.

Las primeras cosas creadas por Quetzalcoatl y Huitzilopochtli fueron fuego y medio sol. Luego emprendieron la creación de la humanidad sacrificando a un dios cuya sangre goteaba sobre una masa de huesos triturados y produjeron el primer hombre y mujer, llamados Oxomoco y Cipactonal respectivamente. El nacimiento de cada uno tomó 4 días.

Después de la creación del hombre, los dioses continuaron creando a los señores del inframundo, los cielos y las aguas, una criatura acuática parecida a un cocodrilo llamada Cipactli, y el dios de la lluvia Tlaloc y su esposa Chalchiuhtlicue.

Cuando se completó la creación inicial, siguió un ciclo de 5 soles que correspondieron a 5 edades del mundo, cada una terminando en destrucción. Según los aztecas, actualmente estamos en el 5 th sol de la creación.

Primer sol: El elemento de esta primera era es la tierra. Tezcatlipoca fue elegido para ser sacrificado para crear una fuente de energía para el planeta, aunque solo logró convertirse en medio sol.

Durante esta época, se produjo una pelea entre Quetzalcoatl y Tezcatlipoca. Quetzalcoatl fue el vencedor, pero Tezcatlipoca se venga enviando jaguares a la Tierra para destruir a los gigantes. Así llegó el fin del primer sol.

Segundo sol: El elemento de esta segunda era es el aire. Quetzalcoatl tiene el control en esta era. Los seres humanos fueron creados de acuerdo con nuestra semejanza actual, pero se volvieron corruptos. Como resultado, Tezcatlipoca los transformó en monos y Quetzalcoatl envió huracanes para acabar con los monos. Hubo supervivientes que, según la leyenda, son monos actuales.

Tercer sol: El elemento de esta era es el fuego y el dios responsable de esta era es Tlaloc, el dios de la lluvia y el agua. Se produjo una pelea entre Tezcatlipoca y Tlaloc cuando Tezcatlipoca robó a la esposa de Tlaloc. Por venganza, Tlaloc transformó a toda la humanidad en pavos, perros y mariposas. Quetzalcoatl hizo llover fuego y ceniza sobre las atrocidades, provocando la destrucción de la humanidad por tercera vez.

Cuarto sol: El elemento relacionado con esta era mundial es el agua, y el dios elegido para reinar es la hermana de Tlaloc, Calchiuhtlicue. Durante este sol, Quetzalcoatl y Tezcatlipoca se llenaron de celos y trajeron el sol. La población se transformó en peces, y esta era finalmente terminó con una gran inundación.

Quinto sol: Se dice que esta es la edad en la que nos encontramos actualmente, y el dios Nanahuatzin es responsable de ello. La leyenda predice que esta era terminará con terremotos.

Se cree que una representación de una versión del mito de la creación, junto con los cinco soles, está inscrita en la Piedra del Calendario Azteca.

Es interesante notar que en las leyendas aztecas, múltiples Dioses nuevamente juegan un papel prominente en la creación, y las disputas entre dioses determinan el curso de la humanidad de la misma manera que en los textos egipcios, los textos sumerios, la mitología griega y las principales religiones. .

Enlaces relacionados:

Libros relacionados:


Dioses y diosas aztecas importantes

Los aztecas, la civilización del Posclásico Tardío que los conquistadores españoles conocieron en México en el siglo XVI, creían en un panteón complejo y diversificado de dioses y diosas. Los eruditos que estudian la religión azteca (o mexica) han identificado no menos de 200 dioses y diosas, divididos en tres grupos. Cada grupo supervisa un aspecto del universo: el cielo o el cielo, la lluvia, la fertilidad y la agricultura y, finalmente, la guerra y el sacrificio.

A menudo, los orígenes de los dioses aztecas se remontan a los de las religiones mesoamericanas anteriores o compartidos por otras sociedades de la época. Tales deidades se conocen como dioses y diosas pan-mesoamericanos. Las siguientes son las más importantes de las 200 deidades de la religión azteca.


Los maestros encuentran confuso ver a los mayas y los mexicas (aztecas) tan a menudo mezclados en libros e Internet. ¿En qué se diferenciaron sus sistemas de creencias? Aquí vemos un elemento clave en su perspectiva del mundo: la creación y sus vínculos con los ciclos del calendario. We & rsquore agradecemos a los miembros del Panel de Expertos Mark Van Stone, profesor de Historia del Arte, Southwestern College, Kansas (EE. UU.), Por su orientación y generosa ayuda con este artículo, basado en el material de su libro 2012: Science & amp Prophecy of the Ancient Maya * y Mary Miller, Profesora Sterling de Historia del Arte, Universidad de Yale. La simplificación deliberada (esperamos que el estilo de las viñetas ayude) y cualquier error resultante es nuestra responsabilidad. (Compilado por Ian Mursell / Mexicolore)

Imagen 1: Templo de las Inscripciones de Palenque & rsquos, templo funerario de K & rsquoinich Janaab Pakal, registra una fecha muy adelantada al 21 de diciembre de 2012, lo que indica que los mayas no esperaban el fin de los tiempos (Haga clic en la imagen para ampliarla)

PUNTOS GENERALES
La información sobre los relatos de la creación tanto maya como azteca es fragmentaria, contradictoria (¡existen diferentes versiones!), ha sido mal entendida e incluso manipulada en el pasado (por ejemplo, por los aztecas del siglo XV y el primer ministro y rsquo Tlaca y eacutelel), y contiene errores (encontrados en muchos mayas monumentos)
& bull No hubo / hay mención de ninguna destrucción inminente / fin del mundo en 2012 (sorpresa, sorpresa) de hecho, hay muchos textos monumentales mayas (ver foto 1) que implican que esperaban que la vida y el calendario continuaran sin interrupción. mucho más allá de 2012
Aunque el concepto de tiempo cíclico era de suma importancia en la antigua Mesoamérica, no debería llevarse a los extremos: tanto para los mayas como para los aztecas, cada creación / era era una mejora con respecto a la anterior.

Imagen 2: & lsquoMiddle America pulula con ciudades perdidas & rsquo: la vista desde el Templo IV de Tikal de los Templos I y II (Haga clic en la imagen para ampliar)

COLAPSOS PASADOS
Las culturas de todo el mundo sufren ciclos de auge y caída, pero las de Mesoamérica aparentemente vivían en un ambiente más frágil cuando cayeron, cayeron con fuerza. A diferencia de Roma, Bagdad y otras ciudades del Viejo Mundo que se reconstruyeron después de un colapso, la mayoría de las grandes capitales mesoamericanas fueron completamente abandonadas después de sus respectivas Cataratas. América Central plaga de ciudades perdidas. & Rsquo
& bull El mito Maya Popol Vuh describe 4 creaciones, mientras que la Leyenda de los Soles (Leyenda de los Soles) azteca, aunque posiblemente basada en el relato maya, tiene 5. Nadie & rsquos está muy seguro de por qué, pero una posibilidad es que los aztecas reconocieron , en su relato, el devastador Colapso Maya (alrededor del 900 EC / AD). (Otro es que se referían al incendio y destrucción de la antigua ciudad de Teotihuacan, lugar de nacimiento de los aztecas del quinto sol). La ecología de Europa y los rsquos puede resistir el abuso humano mucho más fácilmente que una selva tropical. Las poblaciones explosivas basadas en y alrededor de tantas ciudades nuevas despojaron cientos de millas cuadradas de bosque y empujaron el suelo más allá de su capacidad. Además de esto, una serie de sequías sostenidas convirtieron a la ecología precaria y sobrecargada en un desastre humano y rsquo. El profesor Van Stone cree que el ciclo del mito de la creación y la destrucción peculiar de Mesoamérica refleja esta historia y se convertiría en el ciclo de los soles.

Foto 3: La piedra solar azteca original, ubicada en México y el Museo Nacional de Antropología de rsquos, Ciudad de México (Haga clic en la imagen para ampliarla)

¿POR QUÉ LOS ESTUDIANTES UTILIZAN EL MITO AZTECA PARA EXPLICAR LAS CREACIONES MAYAS?
& bull Los relatos sobrevivientes del Mito de la Creación Maya son literalmente solo fragmentos. Aunque está claro que los mayas concibieron una cosmología vertiginosa e intrincadamente conectada, resolver sus detalles es dolorosamente difícil.
Sabemos que los aztecas adaptaron sus historias de las Cinco Creaciones (llamadas los y rsquoCinco soles) de Maya y otros relatos, y en general sabemos mucho más sobre los mitos aztecas, porque ellos y rsquoren los más recientes y fueron escritos por sus propios escribas y por cronistas españoles. , aunque en diferentes versiones
& bull Visualmente, el mejor lugar para & lsquoread & rsquo el relato azteca es en la sección central de la famosa Piedra del Sol (también conocida como Piedra del Calendario o Piedra de los Soles) (foto 3). Este relato concuerda bien con uno de los documentos más antiguos y coherentes, la Leyenda de los Soles.

Imagen 4: El centro y lsquopiece y rsquo de la Piedra del Sol con los primeros cuatro y lsquoSuns y rsquo o eras del mundo marcados ilustración de Miguel Covarrubias (Haga clic en la imagen para ampliar)

LA SECUENCIA AZTECA DE & lsquoSUNS & rsquo
(NB Como se señaló anteriormente, no todas las fuentes están de acuerdo en que lo siguiente se basa en la Leyenda de los Soles y la Piedra del Sol).
& toro El primer Sol se llama y fecha 4-Jaguar. Según la Leyenda de los Soles duró exactamente 13 ciclos de 52 años (la importantísima Ronda del Calendario Mesoamericano antiguo, algo así como nuestro & lsquocentury & rsquo), es decir, 676 años. Sus habitantes (gigantes) fueron devorados por jaguares
& bull Después de un intervalo de longitud desconocida, se creó el segundo Sol, 4-Wind. Esto duró 7 ciclos de 52 años (364 años) sus habitantes (monos) fueron destruidos por huracanes
& bull Después de otro intervalo, el tercer sol comenzó y terminó en 4-Rain. Con una duración de 6 ciclos de 52 años (312 años), sus habitantes (pavos) murieron en una lluvia de fuego (volcánico)
& toro El cuarto Sol, 4-Agua, comenzó con una inundación de 52 años, luego duró 13 ciclos más de 52 años (676 años) sus habitantes (peces) fueron arrastrados por una inundación gigante
& bull Cada una de estas cuatro creaciones anteriores (foto 4) era inherentemente inestable, gobernada por dioses en constante conflicto
& toro Nuestro, 4-Movimiento, el último Sol, se basa en la dualidad, la simetría, la estabilidad y el equilibrio y PODRÍA durar para siempre, siempre que se mantenga el equilibrio SI termina, será a través de terremotos cataclísmicos.

(Puede estudiar Sunstone y los detalles de los 4 & lsquoSuns & rsquo anteriores en nuestro & lsquoInteractive Sunstone Experience & rsquo - enlace a continuación).

Imagen 5: Impresión artística y rsquos de la creación de humanos a partir del maíz, inspirada en el Popol Vuh (Haga clic en la imagen para ampliar)

CARACTERÍSTICAS COMUNES
& bull Tanto los mitos aztecas como los mayas del ciclo de creación compartían una fuente común
& bull Algunas de las fechas son similares (por ejemplo, 4-Movement, 4-Jaguar, 4- Ajaw.)
& bull Estructura retórica similar
& bull Ambos relatos incluyen (en la creación de nuestro mundo actual) un descenso al inframundo para recuperar los preciosos restos de la humanidad de la creación anterior / el dios del maíz
& bull Ambos describen cada creación como una mejora con respecto a la anterior
& bull Ambos reconocen el papel central del maíz / maíz en dar vida a los habitantes humanos de nuestro mundo actual (foto 5)
& bull Ambos relatos establecen claramente que nuestra creación actual es la ÚLTIMA
& bull Motivación para las destrucciones de Maya Popol Vuh: dioses disgustados con su creación. Motivación para las destrucciones aztecas: luchas por el poder divino (aunque tenga en cuenta que Quetzalcóatl y Tezcatlipoca acordaron cooperar en la creación del presente Quinto Sol)
& bull El relato azteca es mucho más completo y claro que el maya superviviente
& bull Ambos se basan en la existencia de 5 direcciones: norte, sur, este, oeste y centro (eje mundi). Para los aztecas, cada dirección está asociada con un & lsquoSun & rsquo particular o creación. Tanto para los mayas como para los aztecas, cada dirección también está asociada con una deidad particular, un color sagrado, un árbol sagrado, un pájaro sagrado.
& toro Ambas culturas también concibieron la tierra como plana (quizás tejida de alguna manera, siga el tercer enlace a continuación), como la espalda de un monstruo gigante flotando en el agua y, para la creación actual, con cuatro árboles gigantes (cada uno un dios) en los puntos cardinales que sostienen el cielo, y un árbol central & lsquoworld & rsquo que proporciona el axis mundi y un camino hacia los 13 cielos y los 9 inframundos.

Imagen 6: Láminas 75-76 del Códice de Madrid, que muestran el calendario ritual / adivinatorio de 260 días: cada punto es un día y las huellas representan viajes (Haga clic en la imagen para ampliarla)

IMÁGENES
& bull La piedra solar azteca, a pesar de su atractivo visual, NO es realmente un símbolo apropiado de los calendarios mayas. Usarlo es un poco como señalar el Coliseo de Roma para ilustrar la arquitectura clásica griega. Un símbolo del calendario maya más apropiado sería el calendario ritual / adivinatorio dibujado en el Codex Madrid (ver foto 6), en el que cada punto es un día (260 en total, correspondientes a los días del Tzolk & rsquoin maya, el más importante de los Calendarios mayas), las huellas representan viajes, se muestran las cinco direcciones sagradas y también se representa un anillo de 20 signos de días.

FECHA DE INICIO
& bull Para los mayas, nuestra creación actual comenzó el 13.0.0.0.0, que se correlaciona con nuestro 3114 a. C. (E). Esta fecha, escrita por los mayas como 4 Ajaw 8 Kumk & rsquou, está representada en la Estela C en Quiriguá, Guatemala.
& bull Los aztecas grabaron la fecha de inicio de nuestro Quinto Sol en lo más alto de la Piedra del Sol. La fecha dice 13-Reed y podría tener múltiples & lsquoreadings & rsquo. Se refiere al año en que se construyó la Piedra (posiblemente 1479 EC, posiblemente principios del siglo XVI) y, según algunos estudiosos (por ejemplo, Gordon Brotherston), es un número cifrado para la fecha de inicio del último (recién terminado en 2012). ) & lsquoLong Count & rsquo (un ciclo de calendario de 5.125 años utilizado ampliamente por los mayas), es decir, 3114 a. C. Sin embargo, según la Leyenda de los Soles, nuestro Sol solo comenzó en el siglo XII. ¡Confuso!

Foto 7: La Creación del Hombre [de barro], Popol Vuh, acuarela de Diego Rivera (Click en la imagen para agrandar)

LA SECUENCIA MAYA DE CREACIONES
Michael Coe ofrece un resumen encantador y sucinto de esto en su libro The Maya: -
& bull & lsquoThe Popol Vuh, la gran epopeya de los mayas K & rsquoiche & rsquo, relata que los dioses antepasados, Tepew y Q & rsquoukumatz, sacaron la tierra de un vacío acuoso y la dotaron de animales y plantas. Ansiosos por la alabanza y la veneración después de la creación, los progenitores divinos moldearon figuras humanas a partir de [1] barro (foto 7), pero al barro regresaron.
& bull A continuación, apareció una raza de [2] figuras de madera, pero los maniquíes sin sentido fueron destruidos por los dioses, para ser reemplazados por hombres hechos de [3] carne.
& toro Estos, sin embargo, se convirtieron en maldad y fueron aniquilados cuando cayeron lluvias negras y una gran inundación barrió la tierra.
& bull Finalmente, los hombres verdaderos, los antepasados ​​de K & rsquoiche & rsquo, fueron creados a partir de [4] masa de maíz.

PALABRA DE PRECAUCIÓN
de Mary Miller, Profesora Sterling de Historia del Arte, Universidad de Yale, y miembro de nuestro Panel de Expertos: -
Las narrativas sobrenaturales que se enseñan a los niños en edad escolar deben ser sinceras en el sentido de que, como los mixtecos se preguntaron una vez, & ldquo¿Cómo era la creación en su valle? & Rdquo, aludiendo al hecho de que el hecho de que su historia de origen sea diferente no es necesariamente incorrecta. Es decir que no existía una autoridad religiosa central que diera lugar a la ortodoxia. Quizás esa sea una de las características más interesantes [de estos relatos].

Fuentes de imagen: -
& bull Imagen principal (L) y imagen 6: imagen descargada de http://www.latinamericanstudies.org/madrid-codex.htm
& bull Imagen principal (R): dibujo lineal original de y gracias a Tom & aacutes Superposición gráfica en color de Filsinger por Phillip Mursell
& bull Pix 1 & amp 2: Fotos por y gracias a Paul Johnson Gráfico por y cortesía de Mark Van Stone
& Bull Pic 3: Fotos de Ian Mursell / Mexicolore
& Bull Pic 4: Ilustración de Miguel Covarrubias, escaneada de The Aztecs People of the Sun por Alfonso Caso, Norman, University of Oklahoma Press, 1958 (números agregados por Mexicolore)
& Bull Pic 5: Ilustración, cortesía y agradecimiento de Luis Garay / Mexicolore
& bull Pic 7: Imagen original de Diego Rivera, descargada de http://www.diego-rivera-foundation.org/The-Creation-of-Man,-Popol-Vuh.html imagen cortesía de www.diego-rivera-foundation .org.

Este artículo fue subido al sitio web de Mexicolore el 12 de enero de 2016.


Contenido

Del vacío que era el resto del universo, el primer dios, Ometeotl, se creó a sí mismo. [ cita necesaria ] Ometeotl era tanto hombre como mujer, bien y mal, luz y oscuridad, fuego y agua, juicio y perdón, el dios de la dualidad. [ cita necesaria ] Ometeotl dio a luz a cuatro hijos, los cuatro Tezcatlipocas, cada uno de los cuales preside una de las cuatro direcciones cardinales. [ cita necesaria ] Sobre Occidente preside el Tezcatlipoca Blanco, Quetzalcoatl, el dios de la luz, la misericordia y el viento. Sobre el sur preside el Tezcatlipoca Azul, Huitzilopochtli, el dios de la guerra. Sobre el Oriente preside el Tezcatlipoca Rojo, Xipe Totec, el dios del oro, la agricultura y la primavera. Y sobre el Norte preside el Tezcatlipoca Negro, también llamado simplemente Tezcatlipoca, el dios del juicio, la noche, el engaño, la hechicería y la Tierra. [1]

Primer sol Editar

Fueron cuatro dioses quienes finalmente crearon a todos los demás dioses y al mundo que conocemos hoy, pero antes de que pudieran crear tenían que destruir, porque cada vez que intentaban crear algo, caía al agua debajo de ellos y era devorado por Cipactli. , el cocodrilo de tierra gigante, que nadaba por el agua con la boca en cada una de sus articulaciones. Los cuatro Tezcatlipocas descendieron de las primeras personas que fueron gigantes. Crearon los otros dioses, los más importantes de los cuales eran los dioses del agua: Tlaloc, el dios de la lluvia y la fertilidad y Chalchiuhtlicue, la diosa de los lagos, ríos y océanos, también la diosa de la belleza. Para dar luz necesitaban un dios para convertirse en sol y se eligió al Tezcatlipoca Negro, pero ya sea porque había perdido una pierna o porque era dios de la noche, solo logró convertirse en medio sol. El mundo continuó así por algún tiempo, pero creció una rivalidad entre hermanos entre Quetzalcoatl y su hermano el poderoso sol, a quien Quetzalcoatl derribó del cielo con un garrote de piedra. Sin sol, el mundo estaba totalmente negro y en su ira, Tezcatlipoca ordenó a sus jaguares que se comieran a toda la gente. [2]

Segundo sol Editar

Los dioses crearon un nuevo grupo de personas para habitar la Tierra, esta vez eran de tamaño normal. Quetzalcoatl se convirtió en el nuevo sol y con el paso de los años, la gente de la Tierra se volvió cada vez menos civilizada y dejó de mostrar el debido honor a los dioses. Como resultado, Tezcatlipoca demostró su poder y autoridad como dios de la hechicería y el juicio al convertir a la gente animal en monos. Quetzalcoatl, que había amado a las personas imperfectas como eran, se enojó y derribó a todos los monos de la faz de la Tierra con un poderoso huracán. Luego bajó como el sol para crear un nuevo pueblo.

Tercer sol Editar

Tlaloc se convirtió en el próximo sol, pero Tezcatlipoca sedujo y le robó a su esposa Xochiquetzal, la diosa del sexo, las flores y el maíz. Tlaloc luego se negó a hacer nada más que revolcarse en su propio dolor, por lo que una gran sequía azotó al mundo. Las oraciones de la gente pidiendo lluvia molestaron al sol afligido y se negó a permitir que lloviera, pero la gente siguió rogándole. Luego, en un ataque de rabia, respondió a sus oraciones con un gran aguacero de fuego. Continuó lloviendo fuego hasta que toda la Tierra se consumió. Luego, los dioses tuvieron que construir una Tierra completamente nueva a partir de las cenizas.

Cuarto sol Editar

El próximo sol y también la nueva esposa de Tlaloc, fue Chalchiuhtlicue. Ella era muy cariñosa con la gente, pero Tezcatlipoca no. Tanto la gente como Chalchiuhtlicue sintieron su juicio cuando le dijo a la diosa del agua que ella no era verdaderamente amorosa y solo fingió bondad por egoísmo para ganarse el elogio de la gente. Chalchiuhtlicue quedó tan abrumada por estas palabras que lloró sangre durante los siguientes cincuenta y dos años, provocando una terrible inundación que ahogó a todos en la Tierra. Los humanos se convirtieron en peces para sobrevivir.

Quinto sol Editar

Quetzalcoatl no quiso aceptar la destrucción de su pueblo y se fue al inframundo donde le robó los huesos al dios Mictlantecuhtli. Sumergió estos huesos en su propia sangre para resucitar a su pueblo, que reabrió los ojos a un cielo iluminado por el sol actual, Huitzilopochtli. [1]

Los Tzitzimimeh, o estrellas, se pusieron celosos de su hermano más brillante e importante, Huitzilopochtli. Su líder, Coyolxauhqui, diosa de la luna, los conduce en un asalto al sol y cada noche se acercan a la victoria cuando brillan en todo el cielo, pero son rechazados por el poderoso Huitzilopochtli que gobierna el cielo durante el día. Para ayudar a este dios tan importante en su guerra continua, los aztecas le ofrecen el alimento de los sacrificios humanos. También ofrecen sacrificios humanos a Tezcatlipoca por temor a su juicio, ofrecen su propia sangre a Quetzalcoatl, quien se opone a los sacrificios fatales, en agradecimiento por su sacrificio de sangre por ellos y dan ofrendas a muchos otros dioses para muchos propósitos. Si estos sacrificios cesan, o si la humanidad deja de complacer a los dioses por cualquier otra razón, este quinto sol se oscurecerá, el mundo será destrozado por un terremoto catastrófico y el Tzitzimitl matará a Huitzilopochtli y a toda la humanidad.

La mayor parte de lo que se sabe sobre los antiguos aztecas proviene de los pocos códices que sobrevivieron a la conquista española. Sus mitos pueden ser confusos no solo por la falta de documentación, sino también porque hay muchos mitos populares que parecen contradecirse porque originalmente fueron transmitidos de boca en boca y porque los aztecas adoptaron muchos de sus dioses de otras tribus. , ambos asignando sus propios aspectos nuevos a estos dioses y dotándolos de aspectos de dioses similares de varias otras culturas. Los mitos más antiguos pueden ser muy similares a los mitos más nuevos mientras se contradicen entre sí al afirmar que un dios diferente realizó la misma acción, probablemente porque los mitos cambiaron en correlación con la popularidad de cada uno de los dioses en un momento dado.

Otras variaciones de este mito afirman que Coatlicue, la diosa de la tierra, era la madre de los cuatro Tezcatlipocas y los Tzitzimitl. Algunas versiones dicen que Quetzalcoatl le nació a ella primero, cuando aún era virgen, mencionando a menudo a su hermano gemelo Xólotl, el guía de los muertos y dios del fuego. Tezcatlipoca le nació entonces con un cuchillo de obsidiana, seguido por el Tzitzimitl y luego Huitzilopochtli. La variación más popular, incluida Coatlicue, la representa dando a luz primero al Tzitzimitl. Mucho más tarde dio a luz a Huitzilopochtli cuando se le apareció una misteriosa bola de plumas. El Tzitzimitl luego decapitó a la Coatlicue embarazada, creyendo que era un insulto que hubiera dado a luz a otro hijo. Huitzilopochtli luego surgió de su vientre empuñando una serpiente de fuego y comenzó su épica guerra con los Tzitzimitl, a quienes también se les conocía como Centzon Huitznahuas. A veces se dice que decapitó a Coyolxauhqui y usó su cabeza para hacer la luna o la arrojó a un cañón. Otras variaciones describen la bola de plumas como el padre de Huitzilopochtli o el padre de Quetzalcoatl y, a veces, Xolotl.

Otras variaciones de este mito afirman que solo Quetzalcoatl y Tezcatlipoca le nacieron a Ometeotl, quien fue reemplazado por Coatlicue en este mito probablemente porque no tenía adoradores ni templos cuando llegaron los españoles. A veces se dice que la característica masculina de Ometeotl se llama Ometecuhtli y que la característica femenina se llama Omecihualt. Otras variaciones de este mito afirman que solo Quetzalcoatl y Tezcatlipoca separaron a Cipactli, también conocido como Tlaltecuhtli [ cita necesaria ], y que Xipe Totec y Huitzilopochtli luego construyeron el mundo a partir de su cuerpo. Algunas versiones afirman que Tezcatlipoca realmente usó su pierna como cebo para Cipactli, antes de desmembrarla.

El orden de los primeros cuatro soles también varía, aunque la versión anterior es la más común. El fin de cada mundo se correlaciona consistentemente con el dios que era el sol en ese momento a lo largo de todas las variaciones del mito, aunque la pérdida de Xochiquetzal no siempre se identifica como la razón de Tlaloc para la lluvia de fuego, que no se da de otra manera y a veces se dice. que Chalchiuhtlicue inundó el mundo a propósito, sin la participación de Tezcatlipoca. También se dice que Tezcatlipoca creó medio sol, que luego comieron sus jaguares antes de comerse a los gigantes.

Sin embargo, a veces se dice que el quinto sol es un dios llamado Nanauatzin. En esta versión del mito, los dioses se reunieron en la oscuridad para elegir un nuevo sol, que se sacrificaría saltando a una hoguera gigantesca. Los dos voluntarios eran el hijo pequeño de Tlaloc y Chalchiuhtlicue, Tecuciztecatl y el viejo Nanauatzin. Se creía que Nanauatzin era demasiado mayor para hacer un buen sol, pero a ambos se les dio la oportunidad de saltar a la hoguera. Tecuciztecatl lo intentó primero, pero no fue lo suficientemente valiente como para caminar a través del calor cerca de las llamas y se dio la vuelta. Nanauatzin luego caminó lentamente hacia las llamas y luego hacia las llamas y fue consumido. Luego siguió Tecuciztecatl. El más valiente Nanauatzin se convirtió en lo que ahora es el sol y Tecuciztecatl se convirtió en la luna mucho menos espectacular. Un dios que cierra la brecha entre Nanauatzin y Huitzilopochtli es Tonatiuh, que estaba enfermo, pero se rejuveneció al quemarse vivo y luego se convirtió en el sol guerrero y vagó por los cielos con las almas de los que murieron en la batalla, negándose a moverse si no. ofreció suficientes sacrificios.


Cultivando una casa en la cuenca

La ciudad creció rápidamente, llenándose de palacios y áreas residenciales bien organizadas y acueductos que proporcionaban agua dulce a la ciudad desde las montañas. En el centro de la ciudad se encontraba el recinto sagrado con canchas de pelota, escuelas para nobles y habitaciones para sacerdotes. El corazón ceremonial de la ciudad y de todo el imperio fue el Gran Templo de México-Tenochtitlán, conocido como el Templo Mayor o Huey Teocalli (la Gran Casa de los Dioses). Se trataba de una pirámide escalonada con un templo doble en la parte superior dedicado a Huitzilopochtli y Tlaloc, las principales deidades de los aztecas.

El templo, decorado con colores brillantes, fue reconstruido muchas veces durante la historia azteca. La séptima y última versión fue vista y descrita por Hernán Cortés y los conquistadores. Cuando Cortés y sus soldados entraron en la capital azteca el 8 de noviembre de 1519, encontraron una de las ciudades más grandes del mundo.


Cómo terminará el mundo, según los aztecas

Los aztecas fueron una civilización mesoamericana que existió desde los siglos XIII al XV. Dominaron el centro de México y unieron numerosas ciudades-estado en el siglo XV. Su idioma, el náhuatl, era el idioma dominante del centro de México a mediados del siglo XIII, y muchas palabras de su idioma se incorporaron al español y al inglés, incluidos el chile, el aguacate, el coyote y el chocolate.

Los aztecas tenían un mito de la creación conocido como los Cinco Soles que se refería a los cinco mundos que existían. Según los aztecas, había cuatro mundos antes del mundo actual, y que el mundo actual o sol era el último. Cada uno de los mundos en los que se enfocaron los aztecas había terminado de maneras muy específicas basadas en la ira de los dioses.

El mito de la creación azteca comenzó con un dios, Ometeotl, que emergió del vacío del universo. Ometeotl era tanto hombre como mujer y terminó dando a luz a cuatro hijos, conocidos como los cuatro Tezcatlipocas. Cada Tezcatlipoca presidió una de las cuatro direcciones cardinales. El Tezcatlipoca Blanco, Quetzalcoatl, presidía Occidente como el dios de la luz, la misericordia y el viento. El Tezcatlipoca Azul, Huitzilopochtli, presidía el Sur como dios de la guerra. El Tezcatlipoca Rojo, Xipe Totec, presidía Oriente como el dios del oro, la agricultura y la primavera. Finalmente, el Tezcatlipoca Negro, Tezcatlipoca, presidió el Norte como el dios del juicio, la noche, el engaño, la hechicería y la Tierra misma.

Huitzilopochtli. Mythopedia

Estos cuatro dioses crearon el mundo y todos los demás dioses. Crearon Chalchiuhtlicue para los cuerpos de agua y Tlaloc para ser el dios de la lluvia. Pero no había luz, por lo que Black Tezcatlipoca fue elegido para ser el sol, pero por alguna razón solo logró convertirse en medio sol. Luego crearon a las personas que eran gigantes. Este mundo floreció por un período hasta que Quetzalcoatl se puso celoso de su hermano Tezcatlipoca y lo derribó del cielo, sumergiendo al mundo en la oscuridad. Tezcatlipoca tomó represalias haciendo que los jaguares se comieran a todas las personas del mundo.

Los dioses crearon un nuevo pueblo para habitar la Tierra y esta vez eran de tamaño medio. Quetzalcoatl se convirtió en el nuevo sol y nuevamente el mundo floreció por un tiempo. Finalmente, la gente se volvió menos civilizada y dejó de mostrar a los dioses el honor que merecían. Tezcatlipoca decidió que los humanos debían ser castigados y los entregó a todos en monos. Esto enfureció a Quetzalcoatl, quien había amado a la gente sin importar sus defectos, por lo que envió un huracán a la Tierra para hacer volar a todos los monos.

Entonces los dioses decidieron una vez más crear un mundo nuevo y esta vez era Tlaloc quien sería el próximo sol. Una vez más, por un tiempo el mundo floreció hasta que Tezcatlipoca sedujo a la esposa de Tlaloc. El dios de la lluvia se angustió y no hizo nada más que revolcarse en el dolor por la pérdida de su esposa. El mundo sufrió una sequía severa que llevó a la gente a orar constantemente por lluvia. Tlaloc se enojó con sus oraciones y lanzó una lluvia de fuego sobre la gente. Todos ellos fueron destruidos excepto los pájaros y aquellas personas que lograron convertirse en pájaros.

¿Cuál fue el fin definitivo del mundo y cómo creen los aztecas que terminará nuestro mundo actual? Siga leyendo para averiguarlo.


Según la mitología azteca, el mundo actual es producto de cuatro ciclos de nacimiento, muerte y reencarnación. Cuando cada mundo es destruido, renace a través del sacrificio de un dios. El sacrificio del dios crea un nuevo sol, que crea un nuevo mundo. El mito a veces se conoce como la "Leyenda de los cinco soles". [2]

Los jaguares, un huracán, una lluvia de fuego y una inundación destruyeron los primeros cuatro soles. [3] Después de que el cuarto sol fue destruido, los dioses se reunieron para elegir un dios que se convirtiera en el nuevo sol. Tecuciztecatl, un dios jactancioso y orgulloso, se ofreció a sí mismo para el sacrificio. Sin embargo, el resto de dioses favoreció a Nanahuatzin, el dios más pequeño y humilde. Los dioses encendieron un gran fuego, pero en el último segundo Tecuciztecatl se negó a saltar al fuego porque tenía demasiado miedo al dolor. En cambio, Nanahuatzin saltó al fuego. Avergonzado por el sacrificio de Nanahuatzin, Tecuciztecatl lo siguió al fuego. Los dos soles se levantaron en el cielo, pero eran demasiado brillantes. Los dioses lanzaron un conejo a Tecuciztecatl para atenuar su luz y él se convirtió en luna. Esta es la razón por la que los aztecas dicen que hay un conejo que vive en la luna. [3]

Aún así, sin embargo, el sol permaneció inmóvil en el cielo, quemando el suelo debajo. Entonces los dioses reconocieron que todos debían ser sacrificados para que la gente pudiera sobrevivir. El dios Ehecatl ayudó a ofrecerlos. Los sacrificios hicieron que el sol se moviera por el cielo, energizando la tierra en lugar de quemarla.

Sacrificio humano Editar

In the Aztec tradition, the Fifth World is the last one and after this one the earth will not be recreated. [2] This is why the Aztecs practised human sacrifice. The gods would only keep the sun alive as long as the Aztecs continued providing them with blood. [4] Their worldview held a deep sense of indebtedness. Blood sacrifice was an often-used form of nextlahualli or debt-payment. Franciscan Friar Bernardino de Sahagún wrote in his ethnography of Mesoamerica that the victim was someone who "gave his service.” [5]

The Navajo, who were neighbors of the Hopi in the southwest, borrow elements of the Pueblo people’s emergence myths in their creation stories. [6] The Navajo creation story has parallels to the Biblical book of Genesis. The early Judaic-Christian concept of the world is similar to the Navajo concept of the world. This world is one where the earth is an area of land floating in an ocean covered by a domed heaven. The domed heaven fits the land and ocean like a lid with its edges on the horizon. The Navajo creation story traces the evolution of life through four previous worlds until the people reach the fifth and present world. As the people passed through each of the previous four worlds, they went through evolution. They started out as insects and various animals until they became human in the Fourth World. [7]

Upon arriving in the Fourth World the First Man was not satisfied. The land was barren. He planted a reed and it grew to the roof of the Fourth World. First Man sent the badger up the reed, but water began to drip before he could reach top so he returned. Next a locust climbed the reed. The locust made a headband with two crossed arrows on his forehead. With the help of all the gods the locust reached the Fifth World. When he pushed through mud he reached water and saw a black water bird swimming towards him. [8] The bird told the locust that he could only stay if he could make magic. The locust took the arrows from his headband and pulled them through his body, between his shell and his heart. The black bird was convinced that the locust possessed great medicine, and he swam away taking the water with him. The locust returned to the lower world.

Now two days had passed and there was no sun. First Man sent the badger up to the Fifth World again. The badger returned covered with mud from a flood. First Man collected turquoise chips to offer to the five Chiefs of the Winds. They were satisfied with the gift, and they dried the Fifth World. When the badger returned he said that he had come out on dry earth. So First Man led the rest of people to the upper world. So with the explicit help of the gods the people reached the Fifth World similar to the Aztec creation story.

Now after all the people had arrived from the lower worlds First Man and First Woman placed the mountain lion on one side and the wolf on the other. They divided the people into two groups. The first group chose the wolf for their chief. The mountain lion was the chief for the other side. The people who had the mountain lion chief turned were to be the people of the Earth. The people with the wolf chief became the animals. [6]

Navajo medicine men say there are two worlds above the Fifth World. The first is the World of the Spirits of Living Things and the second is the Place of Melting into One. [9]

The Navajo legends are an oral account that is passed down from generation to generation. There are various versions of the story — as there are in any oral account — but the variations are slight. [7]

The Hopi’s creation myth is slightly different than the creation myths of the Aztecs and Navajo. The Hopi believe we are currently living in the Fourth World, but are on the threshold of the Fifth World. [ cita necesaria ]

In each of the three previous worlds, humanity was destroyed by destructive practices and wars. In the most common version of the story the Spider Grandmother (Kookyangso'wuuti) caused a reed to grow into the sky, and it emerged in the Fourth World at the sipapu, a small tunnel or inter-dimensional passage. As the end of one world draws near the sipapu appears to lead the Hopi into the next phase of the world. [10]


Aztec Gods

The Aztecs named and worshipped nearly 1000 Aztec gods. However, the most prominent god to the Aztecs was the sun god. One of the most celebrated religious days was the O'Nothing Days. During this time, priests would get dressed up like gods and go to an extinct volcano to perform human sacrifices. These sacrifices would occur when the evening star rose high in the sky. The captive would be placed over either a stone chosen just for this purpose or an altar. The victims' hearts would be set on fire and torn out of their chests. Once removed from their bodies, it would be lifted toward the sun and placed in a dish that was believed to be sacred. The bodies of the sacrificed would be pushed down the stairs of the temple. It may be surprising to learn that many of the sacrificed were happy to give up their bodies, as they believed that it was their instant ticket to heaven.


The Aztec Flood Stories

There are several accounts of Aztec Flood stories, but authors argue that the most famous of them all is that of Nota, the Aztec version of Noah.

When the Sun Age came, there had passed 400 years. Then came 200 years, then 76. Then all mankind was lost and drowned and turned to fishes. The water and the sky drew near each other. In a single day, all was lost. But before the Flood began, Titlachahuan had warned the man Nota and his wife Nena, saying, ‘Make no more pulque, but hollow a great cypress, into which you shall enter the month Tozoztli. The waters shall near the sky.’ They entered, and when Titlachahuan had shut them in he said to the man, ‘Thou shalt eat but a single ear of maize, and thy wife but one also.’ And when they had each eaten one ear of maize, they prepared to go forth, for the water was tranquil. (fuente)

— Ancient Aztec document Codex Chimalpopoca, translated by Abbé Charles Étienne Brasseur de Bourbourg.

IF we take a look at the Five Suns, the doctrine of the Aztec and other Nahua peoples we will find the following eras, creations, and destructions:

  • Nahui-Ocelotl(Jaguar Sun) – Inhabitants were giants who were devoured by jaguars. The world was destroyed.
  • Nahui-Ehécatl(Wind Sun) – Inhabitants were transformed into monkeys. This world was destroyed by hurricanes.
  • Nahui-Quiahuitl(Rain Sun) – Inhabitants were destroyed by a rain of fire. Only birds survived (or inhabitants survived by becoming birds).
  • Nahui-Atl(Water Sun) – This world was flooded turning the inhabitants into fish. A couple escaped but were transformed into dogs.
  • Nahui-Ollin(Earthquake Sun) – We are the inhabitants of this world. This world will be destroyed by earthquakes (or one large earthquake).

The fourth one, Nahui-Atl describes what many believe is a great flood: This world was flooded turning the inhabitants into fish. A couple escaped but were transformed into dogs.

“The fourth sun, Nahui-Atl, “Four-Water,” ended in a gigantic inundación that lasted for 52 years. Only one man and one woman are said to have survived, sheltered in a huge cypress. But they were turned into dogs by Tezcatlipoca, whose orders they had disobeyed,”—Britannica.

Después de la Nahui-Atl comes the Nahui-Ollin, the world we live in today, which, according to Aztec mythology, will be destroyed by one large earthquake.

Different versions of Mesoamerican floods, especially those by the Aztec people tell that after the great flood, there were no survivors, and creation had to start from the beginning, while other accounts describe how current humans are descended from a small number of survivors.

Before the great Flood which occurred around 4,800 years after the creation of our world, the country of Anahuac was inhabited by giants, all of whom either perished in the inundation or were transformed into fishes, save seven who fled into caverns.

When the waters receded, one of the giants, Xelhua, surnamed the ‘Architect,’ traveled to Cholula, where, as a memorial of the Tlaloc which had served for asylum to himself and his six brethren, he built an artificial hill in the form of a pyramid.

He ordered bricks to be made in the province of Tlalmanalco, at the foot of the Sierra of Cecotl, and in order to convey them to Cholula, he placed a file of men who passed them from hand to hand.

The gods beheld, with wrath, an edifice the top of which was to reach the clouds. Irritated at the daring attempt of Xelhua, they hurled fire on the pyramid.

Numbers of the workmen perished.

The work was discontinued, and the monument was afterward dedicated to Quetzalcoatl.

Giants lived on Earth before the flood, and Xelhua was one of the seven giants in Aztec mythology who escaped the flood by ascending the mountain of Tlaloc in the terrestrial paradise and afterwards built the Great Pyramid of Cholula.

A Dominican monk wrote this account:

Xelhua was a giant of the “time of the universal deluge.” He was one of the seven giants in the Aztec culture. Before the pyramid in Mesoamerica was complete, “fire fell upon it, causing the death of its builders and the abandonment of the work.”


Ver el vídeo: La CREACIÓN según los MEXICAS Aztecas