Este día en la historia: 11/04/1814 - Napoleón exiliado a Elba

Este día en la historia: 11/04/1814 - Napoleón exiliado a Elba

Después de que Napoleón Bonaparte no logró unir a toda Europa bajo su gobierno, las naciones vecinas lo expulsaron de su trono durante la Guerra de Liberación el 11 de abril. Este evento, junto con otros del 11 de abril, se resume en este videoclip. El videoclip, narrado por Russ Mitchell de Este día en la historia también incluye la coronación de Guillermo III y María II como rey y reina de Inglaterra, y el lanzamiento del Apolo 13. También el 11 de abril, los funcionarios chinos acordaron liberar a la tripulación de el avión que estuvo involucrado en el incidente del avión espía entre Estados Unidos y China, que mató a un piloto chino.


Este día en la historia - 11 de abril - Hijinx, humor e intuición

Puede leer el original en el blog de Gary ESTE DÍA EN LA HISTORIA, o desplácese hacia abajo para disfrutar de la mirada única de Gary sobre las idas y venidas de la vida.

ESTE DÍA EN LA HISTORIA ... 11 DE ABRIL

1814 - Tratado de Fontainebleau.

Napoleón abdicó de su papel de emperador y fue exiliado a la isla de Elba en el Mediterráneo. El gobierno de Napoleón fue supremo en Europa hasta que decidió invadir Rusia. La invasión se estancó en Moscú y luego las fuerzas francesas fueron diezmadas en una retirada devastadora. Esto inició el declive del imperio de Napoleón. Envalentonados, las fuerzas europeas se unieron contra él y París fue capturada. La discordia y su pérdida de popularidad en Francia lo obligaron a aceptar los términos del tratado. Si bien es innegable que Napoleón tenía hambre de poder y tenía la intención de dominar el mundo, también tuvo un impacto positivo en Francia y el resto de Europa y, según History.com, se le “atribuye la promulgación de una serie de importantes reformas políticas y sociales que tuvieron un impacto duradero impacto en la sociedad europea, incluidos los sistemas judiciales, las constituciones, los derechos de voto para todos los hombres y el fin del feudalismo. Además, apoyó la educación, la ciencia y la literatura ”.

Tanto entonces como ahora, los semidioses parecen correr hacia el poder. Sin embargo, hay una diferencia: en lugar de apoyar la educación, la ciencia y la literatura, ahora está de moda un enfoque diferente. La educación está cada vez más exprimida económicamente, la ciencia está desacreditada y la literatura, bueno, eso implicaría leer un libro.

1856 - Batalla de Rivas.

Este se complica, así que presta atención. La batalla tuvo lugar entre el ejército de Costa Rica y las fuerzas nicaragüenses lideradas por el aventurero estadounidense William Walker. Walker, manipulando una elección, había logrado convertirse en presidente de Nicaragua. La génesis de la disputa fue la ruta comercial interior entre Nueva York y San Francisco que atravesaba Nicaragua. Esto fue antes de que se construyera el Canal de Panamá. Mediante una empresa subsidiaria, Cornelius Vanderbilt controlaba la ruta. Dos hombres, Morgan y Garrison, apoyaron a Walker y juntos le arrebataron el control de la ruta a Vanderbilt. Cornelius se defendió. Políticamente convenció a Estados Unidos de que pusiera fin al reconocimiento diplomático del gobierno de Walker, y militarmente armó y entrenó a una fuerza costarricense para enfrentar a Walker. Hizo esto alarmando tanto al mundo empresarial global como a otros gobiernos con rumores de que Walker tenía la intención de hacer reclamos a otros países de América Central. En contra, Walker rescindió la emancipación de Nicaragua sobre la esclavitud y se ganó el favor de los estados del sur de los Estados Unidos diciendo que lo que realmente estaba tratando de hacer era expandir la institución de la esclavitud.

Respaldada por Vanderbilt y dirigida por Juan Mora, la milicia costarricense invadió Nicaragua y derrotó al ejército de Walker. Fue una victoria hueca, sin embargo, porque el cólera se extendió por los hombres de Mora y lo trajeron de regreso a Costa Rica donde asoló a la población. Mora, en una lucha por el poder político en Costa Rica, perdió y fue ejecutado. Walker también fue ejecutado en 1860 por un pelotón de fusilamiento en Honduras. Cornelius Vanderbilt permaneció seguro y rico en Nueva York, su ruta comercial segura.

Los gigantes financieros de esa época no fueron llamados "barones ladrones" por nada.

1924 - WLS comienza a transmitir.

Sears, Roebuck and Company creó una estación AM, WLS, para publicitar sus productos. Las letras representan la tienda más grande del mundo. Tuvo un importante reclamo a la fama cuando transmitió el accidente del Hindenburg. Debutando con "Alley-Oop" de los Hollywood Argyles, WLS se dedicó al Rock and Roll a tiempo completo en 1960. Uno de sus DJs en ese momento era Dick Biondi, quien fue incluido en el Salón de la Fama de la Radio Nacional en 1998. Actualmente, WLS es una estación de radio hablada.

Qué triste declive, del rock and roll a la radio hablada. Cuando era adolescente, conducíamos por la noche y podíamos captar WLS en la radio de nuestro coche al 870 en el dial. Conduciendo por caminos rurales oscuros, solitarios, de grava, Dick Biondi fue nuestro vínculo con un mundo más emocionante. Para nosotros tenía garbo, estaba un paso por encima de los DJ de Twin Cities. En una imitación rural de "American Graffiti", era nuestro Wolfman Jack. WLS y Dick Biondi llevaron esperanza a esos desolados caminos rurales.

1866: Carla Ford.

Carla Bryant se casó con el hombre que revolucionaría Estados Unidos con su auto Modelo T en su cumpleaños número 22. Durante su noviazgo disfrutaron de actividades como ir a fiestas de descascarado de maíz.

¿Fiestas de descascarado de maíz? Hace que esos caminos rurales desolados se vean un poco mejor.

1869: Kasturba Gandhi.

A los 13 años, Kasturba Kapadia se casó con Mohandas Gandhi. Activista política, a pesar de tener mala salud la mayor parte de su vida, luchó contra el dominio británico en la India. Continuó la lucha por los derechos civiles cada vez que su esposo era encarcelado. Ella misma fue encarcelada en ocasiones y una vez puesta en confinamiento solitario durante un mes. Kasturba Gandhi murió en 1944.

Un personaje menos anunciado pero igual que su marido.

1890: Rachele Mussolini.

El 17 de diciembre de 1915 Rachele Guidi se casó con Benito Mussolini. Sería incorrecto describirlo como una unión perfecta. Benito tuvo múltiples amantes y Rachele también tuvo una historia de amor paralela. Odiaba la política y se negó a mudarse a Roma cuando él se convirtió en dictador. Dijo que si vivía en Roma se convertiría en comunista. Una vez, molesta con su esposo, lo hizo cenar afuera en las escaleras. Se decía que Benito le tenía más miedo que a los alemanes. Ella sobrevivió a su muerte y a la guerra, pero quedó empobrecida. Se ganaba la vida operando un pequeño restaurante, cuidando un jardín, criando gallinas y capitalizando el nombre de Mussolini cuando podía. En 1910, a Mussolini le ofrecieron un trabajo en Estados Unidos. Rachele lamentó haber rechazado la oferta. Su comentario fue: "Creo que mi esposo podría haber tenido mucho éxito en Estados Unidos".

Tenía todos los atributos necesarios para un desarrollador inmobiliario exitoso y sin escrúpulos.

1928: Ethel Kennedy.

Viuda del senador Robert F. Kennedy. Después de su asesinato, ella se negó a volver a casarse y crió sola a sus once hijos. Para honrar su memoria, fundó el Centro RFK por la Justicia y los Derechos Humanos. La misión de la organización sin fines de lucro era fomentar un mundo más justo y pacífico.

Esfuerzo noble y mujer valiente.

ACERCA DE GARY JENNEKE

En varias coyunturas de su vida, Gary ha sido un estudiante indiferente de primaria, un pobre estudiante de secundaria, un buen radiotelegrafista de la Marina, un hippie en algún momento, un estudiante universitario aceptable, un viajero empedernido, un escritor dedicado, un contador equivocado (excepto por un período interesante en un Café comunista), profesora de escritura de guiones a tiempo parcial, veterana semi orgullosa, jubilada sin éxito y nueva bloguera.

La información anterior se obtuvo de los siguientes sitios y periódicos:

También nos gustaría agradecer a los siguientes fotógrafos y videógrafos por el uso de sus imágenes:


Sekcastillohistory20

En este día de 1814, Napoleón Bonaparte, emperador de Francia y uno de los líderes militares más grandes de la historia, abdica del trono y, en el Tratado de Fontainebleau, es desterrado a la isla mediterránea de Elba.

El futuro emperador nació en Ajaccio, Córcega, el 15 de agosto de 1769. Después de asistir a la escuela militar, luchó durante la Revolución Francesa de 1789 y ascendió rápidamente en las filas militares, liderando a las tropas francesas en una serie de campañas exitosas en toda Europa en el finales de 1700. En 1799, se había establecido en la cima de una dictadura militar. En 1804, se convirtió en emperador de Francia y continuó consolidando el poder a través de sus campañas militares, de modo que en 1810 gran parte de Europa quedó bajo su dominio. Aunque Napoleón desarrolló una reputación de inseguro y hambriento de poder, también se le atribuye la promulgación de una serie de importantes reformas políticas y sociales que tuvieron un impacto duradero en la sociedad europea, incluidos los sistemas judiciales, las constituciones, los derechos de voto para todos los hombres y el fin del feudalismo. Además, apoyó la educación, la ciencia y la literatura. Su Código Napoleón, que codificó las libertades clave obtenidas durante la Revolución Francesa, como la tolerancia religiosa, sigue siendo la base del derecho civil francés.

En 1812, pensando que Rusia estaba tramando una alianza con Inglaterra, Napoleón lanzó una invasión contra los rusos que finalmente terminó con sus tropas retirándose de Moscú y gran parte de Europa uniéndose contra él. En 1814, las fuerzas rotas de Napoleón se rindieron y Napoleón se ofreció a dimitir en favor de su hijo. Cuando esta oferta fue rechazada, abdicó y fue enviado a Elba. En marzo de 1815, escapó de su exilio en la isla y regresó a París, donde recuperó seguidores y reclamó su título de emperador, Napoleón I, en un período conocido como los Cien Días. Sin embargo, en junio de 1815, fue derrotado en la sangrienta batalla de Waterloo. La derrota de Napoleón # 8217 finalmente marcó el final de la dominación de Francia # 8217 sobre Europa. Abdicó por segunda vez y fue exiliado a la remota isla de Santa Elena, en el Atlántico sur, donde vivió el resto de sus días. Murió a los 52 años el 5 de mayo de 1821, posiblemente de cáncer de estómago, aunque algunas teorías sostienen que fue envenenado.


11 de abril de 1814: Napoleón se exilia a Elba

En este día de 1814, Napoleón Bonaparte, emperador de Francia y uno de los líderes militares más grandes de la historia, abdica del trono y, en el Tratado de Fontainebleau, es desterrado a la isla mediterránea de Elba.

El futuro emperador nació en Ajaccio, Córcega, el 15 de agosto de 1769. Después de asistir a la escuela militar, luchó durante la Revolución Francesa de 1789 y ascendió rápidamente en las filas militares, liderando a las tropas francesas en una serie de campañas exitosas en toda Europa en el finales de 1700. En 1799, se había establecido en la cima de una dictadura militar. En 1804, se convirtió en emperador de Francia y continuó consolidando el poder a través de sus campañas militares, de modo que en 1810 gran parte de Europa quedó bajo su dominio. Aunque Napoleón se ganó la reputación de ser inseguro y hambriento de poder, también se le atribuye la promulgación de una serie de importantes reformas políticas y sociales que tuvieron un impacto duradero en la sociedad europea, incluidos los sistemas judiciales, las constituciones, los derechos de voto para todos los hombres y el fin del feudalismo. Además, apoyó la educación, la ciencia y la literatura. Su Código Napoleón, que codificó las libertades clave obtenidas durante la Revolución Francesa, como la tolerancia religiosa, sigue siendo la base del derecho civil francés.

En 1812, pensando que Rusia estaba tramando una alianza con Inglaterra, Napoleón lanzó una invasión contra los rusos que finalmente terminó con sus tropas retirándose de Moscú y gran parte de Europa uniéndose contra él. En 1814, las fuerzas rotas de Napoleón se rindieron y Napoleón se ofreció a dimitir en favor de su hijo. Cuando esta oferta fue rechazada, abdicó y fue enviado a Elba. En marzo de 1815, escapó de su exilio en la isla y regresó a París, donde recuperó seguidores y reclamó su título de emperador, Napoleón I, en un período conocido como los Cien Días. Sin embargo, en junio de 1815, fue derrotado en la sangrienta batalla de Waterloo. La derrota de Napoleón marcó en última instancia el fin del dominio francés de Europa. Abdicó por segunda vez y fue exiliado a la remota isla de Santa Elena, en el Atlántico sur, donde vivió el resto de sus días. Murió a los 52 años el 5 de mayo de 1821, posiblemente de cáncer de estómago, aunque algunas teorías sostienen que fue envenenado.


Este día en la historia: 11/04/1814 - Napoleón exiliado a Elba - HISTORIA

Elba (Italiano: isola d'Elba, pronunciado [ˈIːzola ˈdelba] Latín: Ilva Griego antiguo: Αἰθαλία, Aithalia) es una isla mediterránea en Toscana, Italia, a 10 kilómetros (6,2 millas) de la ciudad costera de Piombino en el continente italiano, y la isla más grande del archipiélago toscano. También es parte del Parque Nacional Arcipelago Toscano, [2] y la tercera isla más grande de Italia, después de Sicilia y Cerdeña. Se encuentra en el mar Tirreno, a unos 50 kilómetros (30 millas) al este de la isla francesa de Córcega.

La isla forma parte de la provincia de Livorno y está dividida en siete municipios, con una población total de unos 30.000 habitantes que aumenta considerablemente durante el verano. Los municipios son Portoferraio (que también es la ciudad principal de la isla), Campo nell'Elba, Capoliveri, Marciana, Marciana Marina, Porto Azzurro y Rio.

Elba es famoso por ser el lugar del primer exilio de Napoleón, en 1814-15.


Este día en la historia: 11/04/1814 - Napoleón exiliado a Elba - HISTORIA

El 15 de agosto de 1769 nació Napoleón Bonaparte en la localidad de Ajaccio, en Córcega, un año después de que la isla se convirtiera en territorio francés. La riqueza y la influencia política de su familia le permitieron estudiar en Francia continental. Inicialmente asistió a una escuela religiosa en Autun, luego a la academia militar en Brienne-le-Château y finalmente a la prestigiosa École Militaire de París, donde se formó para ser oficial de artillería.

En septiembre de 1785, Bonaparte se convirtió en subteniente del regimiento de artillería de La Fère. Durante las primeras etapas de la Revolución Francesa, regresó a Córcega con una licencia prolongada, donde comandó un batallón de voluntarios en apoyo de los revolucionarios radicales. En 1793 Bonaparte publicó un panfleto a favor de la causa republicana que le aseguró el apoyo de Augustin Robespierre, el hermano menor del líder revolucionario.

Este patrocinio dio lugar a que se le diera el mando de la artillería durante el asedio de Toulon, que ocuparon las tropas británicas. En reconocimiento al papel de Bonaparte en el exitoso asalto a la ciudad, las autoridades republicanas lo ascendieron a general de brigada y le dieron el mando de la artillería del ejército francés en la frontera italiana. Sin embargo, pasó un corto tiempo en prisión en agosto de 1794 tras la caída de Robespierre debido a su relación con su hermano.

Después de ser liberado, Napoleón regresó al servicio militar pero permaneció en desgracia, perdiendo su posición como general. La fortuna volvió a sonreír a Bonaparte en 1795 cuando asumió el mando de las fuerzas que defendían al gobierno republicano durante un levantamiento realista. En agradecimiento, el nuevo gobierno, llamado Directorio, lo ascendió a Comandante del Interior y le dio el mando del Ejército de Italia.

La campaña exitosa en Italia le dio a Napoleón fama e influencia política. Luego emprendió una expedición colonial para apoderarse de Egipto e interrumpir el acceso británico a la India. La campaña resultó ser un fracaso y Napoleón dejó un ejército devastado por la enfermedad para regresar a Francia, donde en 1799 participó en un golpe de estado y se convirtió en uno de los varios cónsules provisionales que gobernaron Francia.

Napoleón superó a sus compañeros cónsules y aseguró su elección como Primer Cónsul vitalicio, convirtiéndose efectivamente en dictador. Durante un período de paz posterior al Tratado de Amiens, Bonaparte se propuso reformar la administración de Francia y reparar la infraestructura. Durante este período, tanto los jacobinos como los realistas planearon su derrocamiento, lo que le dio la excusa para revivir la monarquía hereditaria consigo mismo como emperador de los franceses. Bonaparte también colocó a su familia y amigos en los tronos de los estados europeos conquistados por los franceses durante las Palabras Revolucionarias, incluido el hecho de coronarse como Rey de Italia.

En 1805, los británicos persuadieron a los austríacos y a Rusia para que se unieran a una coalición contra los franceses. Napoleón reunió un ejército en Boulogne para invadir Gran Bretaña, pero después de fracasar en lograr el dominio naval en el Canal de la Mancha, envió a esta Grande Armée a marchar hacia Alemania. Mientras los británicos dominaban los mares, el ejército de Bonaparte disfrutó de una serie de éxitos en toda Europa que obligaron a los austriacos a firmar un tratado de paz. Los británicos luego formaron una nueva coalición que incluía a Prusia, pero el dominio de los ejércitos de Bonaparte nuevamente resultó en la derrota de las potencias continentales, que obligó a unirse a su Sistema Continental para boicotear los bienes británicos en una forma de guerra económica. Cuando los portugueses no se unieron al boicot, Napoleón envió un ejército para invadir Portugal con el apoyo de los españoles en 1807.

La Guerra de la Independencia marcó el punto de inflexión en su fortuna cuando los ejércitos ingleses y portugueses comandados por Arthur Wellesley, más tarde duque de Wellington, hicieron retroceder a los franceses. En 1809, Austria rompió su alianza con Francia abriendo un segundo frente y debilitando aún más a los franceses. Cuando los rusos no cumplieron con el sistema continental, Napoleón dirigió la Grande Armée para invadir Rusia.

La campaña desastrosa y la retirada humillante socavaron el gobierno de Napoleón. Tras una serie de nuevas derrotas y la captura de París por la Coalición, los mariscales del ejército francés se enfrentaron a Bonaparte y lo obligaron a abdicar. Mientras se llevaban a cabo negociaciones de paz entre los países franceses y de la Coalición, Napoleón viajó al exilio en la isla mediterránea de Elba. Napoleón retuvo el título de Emperador, pero su imperio solo comprendía la isla y sus doce mil habitantes. Después de un fallido intento de suicidio, Napoleón se hizo cargo de Elba creando una pequeña fuerza militar y modernizando la isla.

Después de enterarse de que la Coalición estaba a punto de enviarlo al exilio en una remota isla atlántica, el 26 de febrero de 1815 Napoleón escapó del cautiverio en Elba con unos seiscientos hombres, llegando a Francia dos días después. El 5º Regimiento de Infantería lo interceptó en Grenoble, pero en lugar de ponerlo bajo custodia lo aclamó como su Emperador. El regreso de Napoleón fue igualmente bienvenido en gran parte de Francia y pronto arrebató los reinados del poder a la restaurada monarquía borbónica.

Con el restablecimiento de la lealtad de los oficiales superiores del ejército, Napoleón marchó triunfalmente a París el 19 de marzo. Después de otra serie de reformas constitucionales y movilización de las fuerzas armadas, nuevamente llevó a Francia a la guerra contra una nueva Coalición en un ataque preventivo. Su derrota en la Batalla de Waterloo y su consiguiente rendición finalmente terminaron con su reinado. Esta vez fue exiliado en una remota isla del Atlántico Sur llamada Santa Elena, donde murió en mayo de 1821.


11 de abril de 1814 Napoleón Bonaparte exiliado a Elba

El 11 de abril de 1814, Napoleón Bonaparte fue desterrado a la isla mediterránea de Elba después de abdicar de su trono en el Tratado de Fontainebleau. Napoleón fue el emperador de Francia y uno de los líderes militares más importantes de la historia.

El futuro emperador nació como Napoleone di Buonaparte en Ajaccio, Córcega, el 15 de agosto de 1769, el segundo de ocho hijos. Nació un año después de que Córcega fuera cedida a Francia por la República de Génova. Cambió su nombre por el de Napoleón Bonaparte, que sonaba más francés, cuando tenía veintitantos años.

Asistió a la escuela militar en Brienne-le-Chateau, donde otros estudiantes se burlaron de él por su acento corso y nunca aprendió a deletrear correctamente, aunque se dedicó a la lectura. Un examinador de la escuela observó su destreza para las matemáticas, la historia y la geografía, y consideró que sería un excelente marinero. Durante un tiempo, consideró postularse para la marina británica.

En cambio, fue admitido en la élite. Ecole Militaire en París, para estudiar como oficial de artillería francés, y completó el curso de dos años en un año. Se convirtió en el primer corso en graduarse de la famosa escuela militar.

Durante la Revolución Francesa de 1789 ascendió rápidamente en las filas militares, liderando a las tropas francesas en una serie de campañas exitosas en toda Europa a fines del siglo XVIII. En 1799, se había establecido en la cima de una dictadura militar. En 1804, se convirtió en emperador de Francia y continuó consolidando el poder a través de sus campañas militares, de modo que en 1810 gran parte de Europa quedó bajo su dominio.

Aunque Napoleón se ganó la reputación de ser inseguro y hambriento de poder, también se le atribuye la promulgación de una serie de importantes reformas políticas y sociales que tuvieron un impacto duradero en la sociedad europea, incluidos los sistemas judiciales, las constituciones, los derechos de voto para todos los hombres y el fin del feudalismo. Además, apoyó la educación, la ciencia y la literatura. Su Código Napoleón, que codificó las libertades clave obtenidas durante la Revolución Francesa, como la tolerancia religiosa, sigue siendo la base del derecho civil francés.

En 1812, pensando que Rusia estaba tramando una alianza con Inglaterra, Napoleón lanzó una invasión contra los rusos que finalmente terminó con sus tropas retirándose de Moscú y gran parte de Europa uniéndose contra él. En 1814, las fuerzas rotas de Napoleón se rindieron y Napoleón se ofreció a dimitir en favor de su hijo. Cuando esta oferta fue rechazada, abdicó y fue enviado a Elba.

En marzo de 1815, escapó de su exilio en la isla y regresó a París, donde recuperó seguidores y reclamó su título de emperador, Napoleón I, en un período conocido como los Cien Días. Sin embargo, en junio de 1815, fue derrotado en la sangrienta batalla de Waterloo. La derrota de Napoleón # 8217 finalmente marcó el fin de la dominación francesa de Europa. Abdicó por segunda vez y fue exiliado a la remota isla de Santa Elena, en el Atlántico sur, donde vivió el resto de sus días. Murió a los 52 años el 5 de mayo de 1821, posiblemente de cáncer de estómago, aunque algunas teorías sostienen que fue envenenado.


Napoleón Bonaparte abdica de su corona en Fontainebleau

Hoy, 11 de abril de 1814, Napoleón abdicó de su trono al firmar el Tratado de Fontainebleau y posteriormente fue exiliado a Elba.

El Tratado de Fontainebleau fue establecido y firmado por Napoleón Bonaparte y delegados de Austria, Prusia y Rusia. El una vez aparentemente invencible emperador de Francia se vio obligado a abdicar de la corona y dejar su amado país. Solo cuatro años antes, Napoleón estaba en lo alto de la cima del poder, viviendo su mejor vida en el siglo XIX. En 1810, el emperador había conquistado la mayor parte de Europa continental y se consolidó como uno de los mayores comandantes militares de todos los tiempos. Después de ganar innumerables victorias contra sus rivales, Austerlitz, Wagram y Friedland, solo por nombrar algunos, había creado un nuevo sistema continental en Europa. En su apogeo, el imperio francés se extendía desde la península ibérica hasta Polonia, con Napoleón gobernando a más de setenta millones de personas.

Sin embargo, como muchos otros generales de la historia, Napoleón cometió el error de invadir Rusia. Su ambición simplemente consiguió lo mejor de él. El emperador rompió repentinamente el Tratado de Tilsit y lanzó un ataque contra el zar Alejandro I. Pero la campaña rusa de 1812 le costaría muy caro. La larga marcha de la Grande Armee hacia el este los vio finalmente llegar a Moscú después de ganar a Borodino. Pero Alejandro se negó obstinadamente a capitular y obligó al ejército francés a abandonar la ciudad. Su lenta retirada de Moscú bajo las brutales condiciones invernales se convirtió en un completo desastre. Se estima que tres de cada cuatro soldados nunca regresaron a casa.

Sintiendo debilidad y vulnerabilidad, las principales superpotencias de Prusia, Austria, Rusia, Gran Bretaña y Suecia se aliaron contra él, un período conocido como la Guerra de la Sexta Coalición. Durante los próximos dos años, Napoleón cedió perdería la mayor parte de sus territorios recién adquiridos. En octubre de 1813, el ejército enormemente superado en número del emperador fue derrotado en la Batalla de Leipzig, convirtiéndose en un momento decisivo de las Guerras Napoleónicas. Luego, los aliados marcharon directamente a París. A pesar de las abrumadoras probabilidades, Napoleón hizo una impresionante demostración de resistencia durante su última Campaña de los Seis Días, pero se quedó sin mano de obra y recursos para continuar.

Inicialmente, sus enemigos buscaron negociar un acuerdo de paz con el gobierno francés sin Napoleón. El emperador quiso seguir luchando, pero sus generales se negaron. El 11 de abril de 1814, firmó a regañadientes el Tratado de Fontainebleau en un palacio en las afueras de París. La abdicación de Napoleón y los términos de la rendición incondicional estaban ahora bloqueados. Como castigo, los aliados lo exiliaron a Elba, una pequeña isla ubicada frente a la costa de Italia. Los negociadores británicos protestaron por los términos y querían etiquetar a Napoleón como un usurpador. Además, creían que la proximidad de la isla a Francia era demasiado peligrosa, y tenían razón.

El Tratado de Fontainebleau permitió a Napoleón retener el título de emperador pero solo sobre los 12.000 habitantes de la isla. Su madre y su hermana se mudaron con él a Elba, y la familia real se instaló en una lujosa mansión. Incluso a su amante polaca se le permitió visitarlo de vez en cuando. El emperador también recibió el mando de una pequeña división de soldados y algunos barcos. Algunos podrían haber llamado a este exilio un lujo. Pero para un gran hombre como Napoleón, esto era sin duda una prisión.

A los pocos meses, el cerebro militar comenzó a planear su escape. El 26 de febrero de 1815, Napoleón escapó audazmente de Elba, marcando el comienzo de la Campaña de los Cien Días. En cuestión de semanas, regresó a París al frente de un ejército leal y reclamó el control del gobierno. El emperador reunió apresuradamente a un grupo de soldados veteranos, pero fue derrotado de manera decisiva en la batalla de Waterloo. Los aliados exiliaron una vez más a Napoleón, pero esta vez a la remota isla de Santa Helena. Curiosamente, un tribunal francés acusó a dos profesores de historia estadounidense, John Rooney y Marshall Pierce, por robar una copia del Tratado de Fontainebleau de los Archivos Nacionales franceses.


Cumpleaños en la historia

    Hong Xiuquan, rebelde chino (m. 1864) Aubrey de Vere, poeta y crítico irlandés (observador victoriano), nacido en Toreen, República de Irlanda (m. 1902) James Paget, cirujano inglés (enfermedad de Paget) Richard Griffith, general de brigada (Ejército Confederado), (m. 1862) Jones Mitchell Withers, Mjr General (Ejército Confederado), (m. 1890) Ellen Wood, autora inglesa (East Lynne, Pomeroy Abbey) Abraham Czn van Stolk, coleccionista de arte holandés Francis Harrison Pierpont, Abogado y político estadounidense (Unión), nacido en Morgantown, Virginia Occidental (m. 1899) Rufus King, editor de un periódico estadounidense, político y general de brigada (Ejército de la Unión), nacido en Nueva York, Nueva York (m. 1876) Eugène Viollet-le -Duc, arquitecto francés (m. 1879) Jean-Baptist Capronnier, pintor de vidrio franco-belga, nacido en Bruselas, Bélgica (m. 1891) Gardner Quincy Colton, profesor estadounidense que fue el primero en utilizar óxido nitroso como anestésico en odontología , nacido en Georgia, Vermont Samuel Jones Tilden, filántropo de la Biblioteca Pública de Nueva York Samuel Fento n Cary, Congresista de los Estados Unidos (m. 1900) Taras Shevchenko, poeta y pintora nacional ucraniana, nacida en Moryntsi, Ucrania (m. 1861) [OS] Charles Joseph Sainte-Claire Deville, geólogo francés (m. 1876) Wilhelm von Giesebrecht, historiador alemán (m. 1889) Ede Szigligeti [József Szathmáry], dramaturgo húngaro, nacido en Nagyvárad-Olaszi (m. 1878) Taras Shevchenko, poeta y pintor nacional ucraniano, nacido en Moryntsi, Ucrania (m. 1861) [NS] Thomas Crawford, escultor estadounidense (Babes in the Wood) Galen Clark, naturalista estadounidense / descubrió Mariposa Grove Henry L. Benning, General de Brigada estadounidense (Ejército Confederado), nacido en el condado de Columbia, Georgia (m. 1875) Erastus Brigham Bigelow, inventor estadounidense de la máquina de tejer, nacido en West Boylston, Massachusetts (m. 1879) Lorenzo Snow, quinto presidente de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, nacido en Mantua, Ohio (m. 1901) John Blair Smith Todd, político estadounidense y general de brigada (Ejército de la Unión), nacido en Lexington, Kentucky (m. 1872) John Lothrop Motley, historiador estadounidense y autor (The Rise of the Dutch Republic), nacido en Dorchester, Boston (m. 1877) Louis Amédée Achard, novelista francés (The Cloak and Dagger), nacido en Marsella, Francia (m. 1875) Angela Burdett-Coutts, filántropo inglés extrordinario y `` la heredera más rica de Inglaterra '', nacido en Londres (m. 1906) Vicente Fidel López, historiador argentino (La Novia del Hereje), nacido en Buenos Aires, Argentina (m. 1903) Thomas Green, soldado y abogado estadounidense (Ejército Confederado), nacido en el condado de Buckingham, Virginia (m. 1864) Mikhail Bakunin, revolucionario ruso anarquista, nacido en Pryamukhino, gobernación de Tver del Imperio Ruso (m. 1876) Charles Beyer, ingeniero de locomotoras germano-británico (m. 1876) Eugène Charles Catalan, matemático franco-belga (trabajó en fracciones continuas, geometría descriptiva, teoría de números y combinatoria), nacido en Brujas, Bélgica (m. 1894) Charles Reade, novelista inglés (Cloister & amp Hearth), nacido en Ipsden, Oxfordshire (m. 1884) Jan Hendrik Weissenbruch, pintor de paisajes holandés, nacido en La Haya, Países Bajos (d 1903) James Henr y Lane, general estadounidense durante la Guerra Civil (Unión) y senador (Kansas), nacido en Lawrenceburg, Indiana (m. 1866) Gabriel Auguste Daubrée, geólogo francés, nacido en Metz, Francia (m. 1896) Justus McKinstry, general de brigada estadounidense (Ejército de la Unión), nacido en Nueva York, Nueva York (m. 1897)

Samuel Colt

19 de julio Samuel Colt, inventor e industrial estadounidense (revólver Colt de 6 tiros), nacido en Hartford, Connecticut (m. 1862)

    Ivan Gagarin, jesuita ruso y editor fundador de Études, nacido en Moscú (m. 1882) Maxcy Gregg, general de brigada estadounidense (ejército confederado), nacido en Columbia, Carolina del Sur (m. 1862) Esther Morris [Esther Hobart McQuigg], estadounidense sufragista, activista contra la esclavitud y primera mujer juez de paz en los EE. UU., nacida en el condado de Tioga, Nueva York (m. 1902) John Clifford Pemberton, teniente general (ejército confederado), (m. 1881) William Lowndes Yancey, MC (Confederación), (m. 1863)

Henri Nestlé

10 de agosto Henri Nestlé, industrial germano-suizo (fundador de Nestlé), nacido en Frankfurt, Alemania (m. 1890)

    Anders Jonas Ångström, físico sueco (espectroscopia), nacido en Lögdö, Medelpad, Suecia (m. 1874) Henry Hayes Lockwood, general de brigada estadounidense (Ejército de la Unión), nacido en el condado de Kent, Delaware (m. 1899) James Roosevelt Bayley, primero Obispo de Newark, Nueva Jersey, y octavo arzobispo de Baltimore, nacido en Nueva York, Nueva York (m. 1877) Sheridan Le Fanu, escritor irlandés (La casa junto al cementerio), nacido en Dublín, Irlanda (m. 1873) Ernst Curtius, arqueólogo / historiador alemán George Cartier, co-PM canadiense (1858-62), nacido en Saint-Antoine-sur-Richelieu, Quebec, Canadá (m. 1873) Charles-Étienne Brasseur de Bourbourg, escritor e historiador francés, nacido in Bourbourg, France (d. 1874) Nicolas Beets [Hildebrand], Dutch writer (Camera Obscura) and theologian, born in Haarlem, Netherlands (d. 1903) Mikhail Lermontov, Russian poet and writer (Demon & other poems), born in Moscow (d. 1841) Jean Baptiste Lamy, 1st Archbishop of Santa Fe (1853-85), born in Lempdes, Puy-de-Dôme, France (d. 1888) Prin ce Louis, French Duke of Nemours, born in Palais Royal, Paris (d. 1896) Daniel H. Wells, Mormon leader and 3rd Mayor of Salt Lake City, born in Trenton, New York (d. 1891) Girolamo de Rada, Albanian poet (Skanderbeku), born in Macchia Albanese, Kingdom of Sicily (d. 1903) Joseph Hooker, American Major General (Union Army), born in Hadley, Massachusetts (d. 1879) Michael Kelly Lawler, Brevet Major General (Union Army), born in County Kildare, Ireland (d. 1882) Pleasant Adam Hackleman, American lawyer, politician and Brigadier General (Union Army), born in Franklin County, Indiana (d. 1862) Joseph Finegan, Brigadier General (Confederate Army), (d. 1885) Serranus Clinton Hastings, American politician and lawyer (3rd Attorney General of California), born in Watertown, Jefferson County, New York (d. 1893) Julius Robert von Mayer, German physician and physicist (first law of thermodynamics), born in Heilbronn, Württemberg (d. 1878) Edwin Stanton, US Secretary of War during most of the American Civil War (1861-65) and US Attorney General (1860-61), born in Steubenville, Ohio (d. 1869) Jan de Liefde II, Dutch vicar/founder (Coop of Welfare of the People) James Henry Carleton, American Brevet Major General (Union Army), born in Lubec, Maine (d. 1873)

Napoleon’s comeback: from exile on Elba to the Hundred Days

The former master of Europe was now the nominal monarch of an obscure island. In exile on Elba, he was surrounded by the faded trappings of court ceremony, while the pension promised to him did not materialise. Napoleon wrote again and again to his wife Marie Louise, the daughter of the Austrian emperor, asking her to come to him. Even if she could not or would not, he begged her to send their infant son. Neither request was granted as, although he did not know it, the letters were intercepted by his wife’s family and never reached her.

Napoleon’s exile on Elba

A Napoleon who longs for his wife and child may cut a very human figure, but he remained the ambitious, supremely self-confident gambler who had made himself emperor. As the months passed, he received regular reports on events in Europe and sensed a shift. The Bourbon King Louis XVIII, younger brother of the man beheaded in 1793, returned to rule France. Ageing, overweight and lacking charisma, he had spent the last decades as an exile in Britain. He did not know his subjects and they did not know him. The same was true of all the royalist exiles who returned with him and received plum posts in government and the army.

This was no longer the France of before the Revolution. Napoleon’s soldiers resented the drastic reduction in size of the army and being made to serve under exiles who had never smelled powder. Tens of thousands of prisoners of war returned home and were left unemployed and resentful of their former captors. Civilians saw the royal court as corrupt, incompetent and arrogant. At the same time, the great powers met at the Congress of Vienna to decide the shape of Europe, where memories of their recent alliance quickly faded as old rivalries reappeared. Disputes over territory became so bitter that there were fears of war. Napoleon watched and waited, sensing the game was not yet over, and that even from defeat he could somehow turn everything around. He could not delay too long. Given time, the new king might establish himself, the allies might settle their differences, and the outrage of his old soldiers might fade.

At the end of February 1815, he slipped away from Elba, landing on the Côte d’Azure on 1 March. He had just 600 soldiers and Paris was almost as many miles away, but the march that followed became epic. Near Grenoble, a battalion of the 5th Line Infantry blocked their path. Not wanting civil war, Napoleon walked alone towards them – the soldiers tore off the white cockades of the Bourbon king and rallied to their emperor. His old commander, Marshal Ney, boasted that he would bring Napoleon back in an iron cage, but his troops also defected.

Napoleon regains his army

The closer he got to Paris, and the more soldiers joined him, the more respect he commanded, as shown in the way the story was told in the newspaper Le Moniteur. At first he was the “Corsican Ogre”, a “monster”, a “tyrant” and the “usurper”. Then he became “Bonaparte”, next “Napoleon”, until, on 22 March, the paper announced that “yesterday His Majesty” arrived in Paris. Louis XVIII had already fled to the Netherlands. Napoleon claimed that he wanted only to restore pride and prosperity to France, and wished for peace with his neighbours.

The year when fear of Napoleon stalked the land

As Britain’s military fortunes ebbed and flowed in the run-up to Waterloo, the public mood routinely swung from joy to horror and back again, writes Jenny Uglow…

For all their differences, the powers at Vienna would not accept the return of Napoleon, and none believed that he would keep the peace in the long run. Yet no one was ready to fight a war. Their armies had mainly returned home. The Russians and Austrians were not capable of taking the field before late summer at the earliest. A Prussian army could be mustered quicker than that, but it would not include many of their best troops. Even so, the army was sent to the Netherlands to act alongside a mixed force of Dutch, Belgian, German and British troops.

Time was against Napoleon, and once again he worked miracles as he assembled an army, organising and equipping new units, but he could not afford to wait. If he remained on the defensive then, eventually, the allies would attack France in overwhelming numbers. Napoleon had to strike, and the only place he could do this was to hit the armies gathering in the Netherlands. Win a great victory there, and it might just make some of the allies waver and be willing to negotiate with him. At the very least, he could hope to inflict heavy losses and so start to even the odds against him. In the early hours of 15 June, the first French soldiers crossed the border into Belgium.

The Hundred Days heat up

Napoleon had 123,000 men and 358 cannon. Facing him were some 130,000 Prussians under Field Marshal Blücher and 100,000 men in the Anglo-Dutch army under the Duke of Wellington. Both armies included large numbers of inexperienced soldiers, and others who, until only recently, had fought as allies of the French. They were also widely dispersed to cover the border and to make it easier to billet and feed them. Napoleon’s troops were largely veterans, and he also had the even greater advantage that his opponents did not know when or where he would strike. He needed to hit the enemy hard before they could concentrate and, most of all, to prevent Wellington and Blücher joining together.

The Prussians guarded the frontier where the French invaded. Napoleon knew from experience that the old warrior was instinctively aggressive. On the other hand, Wellington was known to be cautious, and in the event misread the situation, for he was convinced that the French would swing around his right flank and try to cut him off from the shore – and his communications with Britain. It was not until late on 15 June that he realised his mistake, declaring “Napoleon has humbugged us, by God.” The realisation came at the Duchess of Richmond’s ball, held in Brussels – much of London society had come to watch the war from a safe distance.

Ligny and Quatre Bras

The next day was hot and humid. Blücher had some two thirds of his army concentrated at Ligny. Wellington rode over to meet him, and promised to march to join him, but his army took too long to muster and part of it was attacked at the crossroads of Quatre Bras. Claims that Wellington duped his ally into fighting have often been made, but are unlikely to be true. Blücher was determined to fight and Napoleon readily obliged him. The battle of Ligny was an attritional pounding match, and the Prussians were ground down by the French artillery and driven from their positions by evening.

At Quatre Bras, the other wing of the French army was led by Marshal Ney. He had only arrived the afternoon before, after Napoleon’s original choice of general had fallen ill. Ney inflicted heavy losses on Wellington’s men, but was repulsed. Due to confusion over their orders, some 20,000 French infantry spent the day marching between the two battlefields and failed to intervene in either.

On 17 June, Napoleon believed the Prussians were too badly damaged to pose an immediate threat, and detached some 35,000 men under Marshal Grouchy to follow Blücher and ensure that he did not join Wellington. Napoleon and Ney took the rest of the army, and followed Wellington. It took time for the French to marshal their forces, and so Wellington got his army away and retreated along the main road north to Brussels. During a day of downpours and thunderstorms, the British cavalry fought a series of delaying actions to keep the pursuers at bay. The rain continued through the night as the Anglo-Dutch army deployed along the ridge at Mont St Jean. Wellington had his headquarters in the village of Waterloo a little to the north, and kept his tradition of naming the battle after the place where he had slept the night before.

What if Napoleon had won the Battle of Waterloo?

Professor Alan Forrest considers whether Napoleon’s victory at Waterloo would have been enough to secure a remarkable return to power – or if it would only have delayed the inevitable…

The Sun came up in a clear sky on Sunday 18 June, with some of the French still marching to join the rest of the army facing the ridge.

Napoleon expected the Anglo-Dutch to retreat again, and was pleased when they did not. Wellington was determined to fight, having received Blücher’s promise to aid him with at least one of the four corps in his army. Napoleon trusted Grouchy to keep him away. He had never before faced the British in battle but, at least publicly, was dismissive. “Just because you have been beaten by Wellington,” he told his chief of staff, “you think he’s a good general. I tell you, Wellington is a bad general, the English are bad troops and this affair is nothing more than eating breakfast!

The bitter end of the Hundred Days

What followed was the battle of Waterloo. As his army collapsed into retreat, Napoleon took shelter in a solid square of Imperial Guardsmen before making his escape. The Prussians chased after the French. Wellington’s men sank down for an exhausted rest on the battlefield, surrounded by some 43,000 dead and wounded men and 12,000 fallen horses.

The war was not quite over. Grouchy fought a skilful delaying action on 19 June, and there was resistance to the allied advance in several fortified towns. Yet it was soon obvious that Napoleon could not recover from this defeat. The allies were at Paris by the beginning of July, and Napoleon surrendered to the British. This time, he was exiled to St Helena, a far-less accessible South Atlantic island. He died six years later.

Dr Adrian Goldsworthy is an historian and novelist, and the author of several works of Napoleonic fiction


Ver el vídeo: St Helena welcomes their first Commercial airplane